En la ocasión, la autoridad explicó que "desde hace un año y medio la Superintendencia de Salud ha desarrollado un plan especial de fiscalización sobre Isapre Másvida, que ha contemplado una serie de medidas para normalizar su operación e información contable. Eso ha implicado desde la prohibición de traspasar recursos a empresas relacionadas; la exigencia de un plan de normalización financiera; y la exigencia de un plan de ajuste y contingencia preventivo".
En esta misma línea la autoridad explicó que hasta ahora "esperamos la entrega del Plan de Ajuste y Contingencia por incumplimiento de un indicador legal" y que además "hemos tomado conocimiento que se ha ocultado y no se ha hecho llegar la información referida a los estados financieros auditados, lo que ha determinado la necesidad de tomar medidas extraordinarias destinadas a proteger a los usuarios y sus contratos. Cabe recordar que la Isapre solicitó un plazo adicional para la entrega de estados financieros pues la auditora EY declaró no estar en condiciones de verificarlos, pero también de que no debe confiarse de su opinión previamente emitida en la auditoría del año 2015".
Prestadores
Pavlovic se refirió al clima de incertidumbre que ha afectado a los usuarios de Masvida e hizo un llamado "a todos los prestadores de salud para que no contribuyan a la especulación que les ha afectado en las últimas semanas y no pongan en riesgo la atención de salud de las personas. Desde hoy la Superintendencia se encargará del pago de las obligaciones".
Por último, el Superintendente de Salud advirtió que en los últimos días "hemos visto que usuarios que se han cambiado de isapre Masvida han visto entorpecida su atención de salud, ya sea por acceder a contratos de menor calidad o eventualmente por ocultamiento de preexistencia. Las medidas anunciadas están destinadas a proteger a los usuarios y sus contratos. Además, estamos enviando todos los antecedentes que tenemos en nuestro poder al Ministerio Público y no descartamos hacernos parte una querella".